Esta web utiliza ‘cookies’ propias y de terceros, para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro portal. Al continuar navegando acepta su uso.

OK Más información

La revolución antiage ha llegado

La revolución antiage ha llegado

87 0

Los signos de la edad hacen mella en nuestra piel. Las arrugas son unas finas líneas que aparecen en nuestra cara como consecuencia del paso del tiempo. Las arrugas, las bolsas en los ojos o piel flácida son algunas de las señales más significativas de lo que aguanta nuestra piel año tras año.


Los signos de la edad hacen mella en nuestra piel. Las arrugas son unas finas líneas que aparecen en nuestra cara como consecuencia del paso del tiempo. Las arrugas, las bolsas en los ojos o piel flácida son algunas de las señales más significativas de lo que aguanta nuestra piel año tras año.

Pero no solo la genética tiene que ver con las arrugas de nuestra cara. Hábitos como el consumo de tabaco, el estrés, el alcohol o la comida basura dibujan un rostro más envejecido en hombres y mujeres. Según un estudio, la genética solo contribuye en un 25% mientras que el 75% restante tiene que ver con el ritmo de vida que llevemos.

Las arrugas faciales se engloban en las de expresión y los surcos faciales profundos. Aparecen por tres razones de peso:

  1. Pérdida de elasticidad: esto causa que la dermis se atrofie, deshidratándola y contribuyendo a la degeneración de la piel y la formación de arrugas.
  2. Fuerza de contracción muscular: esto rompe la elastina de la piel y deja la arruga marcada.
  3. Proceso de flacidez: pérdida de volumen o por pérdida de grasa o por pérdida en la fuerza a nivel muscular.

Todo esto ligado a unos factores que aceleran el procedimiento natural de nuestra piel como:

  • Adelgazamiento: cuando perdemos mucho peso nuestra piel también se ve afectada. Se vuelve más fina y se crean las arrugas, sobretodo, en nuestra cara y cuello.
  • Sequedad: si durante nuestra vida no cuidamos la piel, a cierta edad se ve mucho más afectada. El sol, no hidratarla diariamente, una mala alimentación, el tabaco o el alcohol son solo algunos de los factores que afectan directamente a nuestro rostro.
  • Manchas de edad: las células de pigmentación, con el paso de los años, tienden a aumentar en ciertas áreas creando manchas por todo nuestro cuerpo. En general, estas manchas las encontramos sobretodo en los brazos.
  • Comida basura: este vicio adquirido en nuestra sociedad afecta a la grasa de nuestra piel empeorado sobretodo el acné, la dermatitis seborreica y la psoriasis. Este vicio está muy ligado al estrés y la falta de tiempo de la sociedad actual, dos síntomas más para acrecentar el envejecimiento de nuestra piel.

La ciencia sigue avanzando a pasos agigantados y así lo demuestra la última tecnología antiarrugas que ha descubierto la clave para tratar el envejecimiento de la piel. Hydroface Anti-Aging System es la nueva fórmula que ayuda a lidiar con las arrugas, la piel caída, la sequedad y, además, consigue reducir la edad hasta en 15 años. Este método ha sido comprobado clínicamente por más de 800 mujeres entre 25 y 72 años y en todas ellas se observó un rejuvenecimiento en su piel.

Se recomienda su uso solo en cara y cuello y durante los primeros 21 a 28 días se notarán los cambios en:

  • Frente: las arrugas persistentes en la frente se reducen y en su mayoría se eliminan.
  • Patas de gallo: se vuelven casi invisibles.
  • Líneas de expresión: de boca, nariz y mentón se reducen notablemente.
  • Piel flácida: de mejillas, cuello y mentón se vuelve firme, tersa y te proporciona un aspecto más joven y saludable.

Hydroface Anti-Aging System es la revolución antiedad. Sus componentes naturales estimuladores de ADN desafían el proceso de envejecimiento. ¡El elixir de la juventud está cada vez más cerca!

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Síguenos en